Consejos

El hogar señorial de un anticonsumista

El hogar señorial de un anticonsumista

Esteta empedernido y anticonsumista. Este era el perfil del cliente que puso sobre la mesa del estudio Destilat un piso señorial venido a menos situado en Viena que quería reformar y actualizar. Los interioristas, expertos en hacer que convivan elementos a priori poco compatibles, aceptaron el reto y se pusieron manos a la obra para lograrlo. Lo primero que hicieron fue renovar todas las instalaciones, como la calefacción, las tuberías y la electricidad. Con estas necesidades básicas cubiertas, pasaron a rescatar todos los elementos originales que pudieron, suelos de madera, ventanas, puertas, reduciendo al máximo la compra de nuevos. La distribución se cambió por completo, para abrir los espacios y hacerlos más habitables para las necesidades actuales. Al entrar, nos recibe una cocina abierta con comedor. A un lado de ella encontramos el salón y, enfrentado, el dormitorio principal que comunica con un baño, un hall y el dormitorio infantil.

En la decoración, también prevaleció la norma de no adquirir nada de nuevo cuño, a excepción de la cocina, diseñada a medida por el estudio con una estética de zona de trabajo minimalista en tonos grises. Para el resto de estancias, los interioristas buscaron muebles vintage, huyendo de las piezas que hoy en día están de moda y de las tiendas con precios, a ojos del propietario, sobrevalorados. El resultado es un claro ejemplo de cómo el pasado y el presente pueden compartir un mismo espacio en armonía y de que no es necesario comprar muebles en tendencia o gastar demasiado para lograr un interior interesante estéticamente.

www.destilat.at
Fotos: Monika Nguyen

Publicidad - Sigue leyendo debajo Reinventar los clásicos

El estudio Destilat ha reformado un piso señorial en Viena respetando los elementos originales, pero cambiando su distribución para hacerlo más contemporáneo.

Respeto al pasado

Rescataron los suelos, las ventanas y las puertas antiguas.

Nueva distribución

La distribución se cambió por completo para hacerla más acorde a las necesidades actuales.

Mente abierta

Al entrar nos recibe un espacio que comparten la cocina y el comedor.

La isla bonita

Los interioristas diseñaron la cocina. Para la isla se inspiraron en los bancos de trabajo tradicionales de los artesanos.

Materia gris

Optaron por un gris para los armarios de la cocina.

El ala oeste

En primer plano el comedor y, al fondo, el salón.

Zona de confort

Vista del salón.

Nada nuevo

Los propietarios querían que todas las piezas de su casa fueran de segunda mano.

Fuera de modas

También querían huir de las piezas vintage de moda que para ellos tienen un precio sobrevalorado.

Serenidad cromática Tome asiento Vista al frente Irse a dormir

En primer plano, la isla de la cocina. Al fondo, el dormitorio principal.

El dormitorio principal Mucha luz Un buen apoyo

Una silla hace las veces de mesilla de noche.

Tras la cortina

Una zona de almacenaje y la puerta al baño se encuentran ocultos tras una cortina.

Baño

Las paredes blancas y los lavabos de líneas rectas dejan todo el protagonismo al suelo.

Su fiel reflejo Bañera relajante Distribuidor Armario oculto

Unas puertas de espejo consiguen disimular el armario.

Dormitorio infantil Cosas de niños Menos es más Segunda cama Luz a raudales

Video: Casa Antolina - Casa señorial de 1856 en San Martín de Trevejo Cáceres (Septiembre 2020).